CONSEJOS
Martes, 12 Diciembre 2017

Consejos

Recuerde que de un buen preparado de la superficie dependerá la duración y la calidad del trabajo terminado.

 

Un buen trabajo de pintura comienza siempre por la correcta preparación de la superficie. Para esto debe seguir cuidadosamente estos consejos: la superficie debe estar firme, limpia, seca, sin polvillo, hongos ni grasitud. Si se encuentra en buen estado se podrá pintar directamente, previa limpieza y lijado. 

Las partes flojas o mal adheridas deben ser eliminadas, con espátula, para luego aplicar el sellador adecuado. 
Puede retirar con un trapo limpio el polvo adherido a las paredes, producto de haber lijado y aplicar una mano de fijador para que el polvillo se adhiera a la pared y la pintura no se desprenda. 
En el caso de imperfecciones, deben ser corregidas, con revoque, yeso o enduído plástico, según corresponda. Este procedimiento debe hacerse correctamente si no, al cabo de terminar de pintar la habitación, la pintura podrá levantarse nuevamente. Para manchas de aceite o grasa limpiar la superficie con agua y detergente, y en aquellos lugares con hongos lavar con una solución de agua y lavandina. Inmediatamente enjuagar con abundante agua y dejar secar.

Si la superficie es nueva ,tiene una superficie demasiado porosa o bien el color a aplicar es bastante más claro que el que la pared posee es recomendable dar una mano de imprimación.

 

 

Renovar nuestro hogar no tiene que ser una tarea difícil ni costosa. Existen pequeños detalles en la decoración que darán un toque diferente al ambiente, brindando color, sofisticación y modernidad. A continuación le contamos algunos de los detalles que encontrará en Mundocolor y que lo ayudarán a tal fin.

 

Revestir nuestros pisos es otra de las formas de crear un ambiente diferente al que tenemos. Varias son las opciones que le ofrecemos para tal fin.

Los pisos flotantes son un tipo de revestimiento de piso que, además de formar parte de la última tendencia en decoración, es de fácil y rápida colocación, brindándonos diseño, modernidad y calidez. La ventaja de este revestimiento es que puede colocarse sobre cualquier tipo de piso y su mantenimiento es sumamente fácil. 

Otra opción son las moquettes. Este tipo de revestimiento brindan textura, color y diseño, adecuándose a los requerimientos del ambiente. Es un tipo de revestimiento que va muy bien en dormitorios, livings, escritorios y también en oficinas y salas de recepción.

Pensando en otros ambientes de la casa, como ser baños y cocinas, es que se crearon los pisos vínilicos. Este tipo de revestimiento tiene la particularidad de conjugar diseño, color y resistencia. Si queremos simular un piso embaldosado, contamos con la opción de las baldosas vinílicas.

Luego de haber concluido con los pasos anteriores pasaremos a pintar las aberturas.

 

Si las ventanas, puertas o marcos son de madera y se ha saltado la pintura es conveniente quitarla, ya sea por un medio mecánico (lijado) o bien utilizando un removedor de pintura. Si existiera algún tipo de rotura, puede reparar con un producto para arreglos de maderas (masilla).
De tratarse de una madera con pintura en buena condiciones, es decir, firme, basta con seguir los pasos normales de preparación de una superficie: limpieza y lijado.

Si ha decidido pintar la carpinteria con la misma pintura que las paredes puede hacerlo al mismo tiempo que las paredes. Si la pintura tiene otro color o brillo será lo último que se pintará. 
Si ha retirado las ventanas y puertas comenzar por los marcos, si no por las partes de madera entre el marco y ventana, esperar que seque bien antes de cerrar para luego continuar. 
Las puertas deben ser pintadas de adentro hacia fuera, si tienen paneles primero pintará los mismos para terminar con los tirantes verticales y horizontales. 
Las ventanas deberan estar enmascaradas para no manchar los cristales. No deje la cinta para enmascarar mucho tiempo, si no al retirarla arrastrará parte de la pintura.

Algunos detalles a tener en cuenta antes de aplicar la pintura...

 

 

Si utiliza pintura de primera calidad tendrá una capacidad de cobertura excelente y con dos mano será suficiente. También ganará en el tiempo, porque una buena pintura dura entre 4 y 5 años en excelente estado. 
Antes de comenzar, remover la pintura con movimientos circulares y hacia arriba hasta que su consistencia sea homogénea. Si la lata de pintura está empezada, antes de mover la pintura hay que retirar la pintura seca con mucho cuidado para que no caiga dentro de la lata, si no la pintura tendrá grumos. 
Elegir los días frescos, secos y bien ventilados, evite los días húmedos o lluviosos como los de mucho calor. Si aplica más de una mano de pintura dejar secar entre una y otra.

A tener en cuenta: el tiempo húmedo y la lluvia favorecen el ampollado del papel y dificultan la buena adherencia del mismo.

 

Prepare la cantidad justa de pegamento a utilizar, pues la mayoría se descomponen con bastante rapidez (uno o dos días).

Cortemos la corriente eléctrica y retiremos las placas de la luz. Para comenzar, elijamos el lugar menos importante o de menos luminosidad de la habitación, pues la última tira es la unión que puede resultar más rebelde de la colocación. 
Sugerimos comenzar por la puerta de acceso al lugar. Marquemos con ayuda de la plomada dos verticales, una 2cm. antes de que termine el marco superior de la puerta, y la otra con la misma medida del ancho del papel pintado. 
Cortemos una tira con 5cm. más de lo que tiene de altura la pared hacia arriba y hacia abajo. Marquemos con lápiz una T en el extremo que irá contra el techo. 
Coloquémosla con el diseño para abajo, sobre la mesa o el piso limpio, y apliquemos el pegamento de manera uniforme y parejo con el pincel; cuidemos especialmente que los bordes queden bien cubiertos.

Doblemos ambos extremos del papel hacia el centro de forma tal que queden mirándose las superficies encoladas. De esta manera simplificaremos la manipulación de la tira.
Dejémosla reposar 2 o 3 minutos antes de transportarla a la pared, para que la cola ablande el material.
Coloque la parte superior en la pared con un sobrante de 5cm hacia el techo.
Haga coincidir el borde de la tira del papel pintado con la línea y la plomada. Golpee la parte superior con la mano y el cepillo limpio y seco, para que se fije a la pared correctamente.
Marque con el lado ciego de la tijera el límite con el techo y luego con el zócalo. Guiándose con la espátula y cuidando de no correr la trincheta y rasgar el papel, corte al ras del techo y del zócalo los 5cm sobrantes que se midieron. Con el lado ciego de la tijera, marque alrededor del marco de la puerta y procedamos de igual manera.
Retire el pegamento sobrante con una esponja bien limpia y escurrida.
Antes de cortar la segunda tira, lleve el rollo hasta la pared y haga coincidir perfectamente el diseño con el colocado. No olvide dejar 5cm sobrantes hacia arriba y hacia abajo para obtener una óptima terminación al cortar el papel. 
Coloque la nueva tira sobre la mesa o el piso limpio y efectúe los mismos pasos usados para pegar la primera tira.